Estrategia de email marketing para aumentar las ventas

La sola expresión asusta: estrategia de email marketing. Pero la verdad es que es una solución perfecta para dar uso a los datos de tus clientes, ofrecerles tus servicios y conseguir ventas.

El primer componente de una estrategia de e-mail marketing: los objetivos

Antes de darle forma a tu estrategia de email marketing debes definir cuáles son los objetivos que quieres conseguir con ella. Por supuesto, el objetivo principal siempre es que las ventas crezcan. Pero ocurre con esa meta lo mismo que con los grandes problemas: es mejor descomponerlos en problemas más pequeños.

Estas son algunas de las cosas que puedes obtener mediante una estrategia de email marketing bien enfocada:

  • Disponer de una nueva herramienta de fidelización de tu público. Mediante el correo electrónico puedes enviar una newsletter con información relevante para tus clientes. Así pondrás la semilla para una relación más duradera entre ellos y tú.
  • Hacer que tus promociones lleguen a tus clientes con tiempo para que planifiquen sus compras. Informar sobre ofertas y oportunidades da mejor resultado que lanzar las campañas en seco. Una buena estrategia de email marketing te ayudará a vender más durante los periodos especiales que decidas.
  • Abrir un canal de comunicación con tus clientes. Si pueden contestar a tu correo directamente se sentirán más seguros y más cómodos trabajando contigo que con la competencia. Eso, a medio y largo plazo, aumentará tus ventas de una forma estable y duradera.

Trabaja sobre esos objetivos

Una vez que tengas claro cuáles son los objetivos, dales las características que todo objetivo debe cumplir para ser válido en una estrategia de email marketing exitosa. Los objetivos deben ser SMART:

  • Específicos: concretos, claros. Por ejemplo: enviar tus ofertas una semana antes de su lanzamiento.
  • M(Measurable) : Medibles. En el caso anterior se pude comprobar que las ofertas se han enviado.
  • A(Achievable) : Alcanzables. Debe ser algo que se pueda hacer. Con más o menos esfuerzo, pero que sea posible.
  • R(Relevant): Relevantes. Que al cumplirlo consigas algo de valor. En este caso, más público en el momento en que se lance la campaña promocional.
  • T(Time): Tiempo establecido. Hay que establecer cuánto tiempo tenemos para conseguir ese objetivo.

Ahora sí, desarrolla tu estrategia de email marketing

Una vez que sabes lo que deseas conseguir y que tu objetivo cumple con todas las características mencionadas, ya puedes ocuparte del diseño de tu estrategia de email marketing:

Debes decidir qué tipo de contenidos vas a enviar a tus clientes. Según los objetivos establecidos puede que debas enviar entrevistas con personas relevantes de tu área de negocio. O quizá funcionen mejor los artículos informativos. O tal vez lo que debas enviar sean cupones de descuento o códigos de descarga. Debes analizar las reacciones que cada uno de esos contenidos provocan y decidir cuál es la que tú quieres obtener.

También debes decidir con cuánta frecuencia vas a enviar tus correos electrónicos. Hablamos de una estrategia de email marketing, no de una acción puntual. Puede que solo busques que tus clientes se lleven los productos que tienes en oferta porque necesitas librarte de ellos. Incluso en ese caso, tienes que cultivar la confianza de tu cliente. Por eso es bueno que tu estrategia de email marketing se base en envíos periódicos.

Una o dos veces al mes suele ser suficiente para generar engagement y confianza.