¿Qué es un embudo de ventas?

Sales funnel, embudo de conversión o embudo de ventas. Esta es una de las palabras mágicas que circulan por todas las webs que hablan de marketing y de ventas online. Pero, ¿sabes lo que es un embudo de ventas y cómo optimizar el tuyo?

¡Sorpresa! Tu web ya tiene un embudo de ventas

Quizá creías que había que crear uno desde cero, pero lo cierto es que los embudos de ventas no son cosas sino procesos. Y, si tienes una página web en la que vendes cosas o servicios, en esa misma web este proceso ya está presente.

Entonces, ¿qué es el embudo de ventas?

Este embudo de conversión es todo el proceso por el que pasa una persona desde que sabe de ti por primera vez hasta que te compra algo. Como decíamos un poco más arriba, si tu web es para vender, ya tienes ese embudo. La gente te conoce y te compra. Ahora bien, que lo tengas no quiere decir que funcione correctamente. Lo más probable es que en tu web suceda algo así:

  1. La gente te conoce gracias a tus posts en redes sociales, al buen funcionamiento de tu marketing de contenidos o a tu gran estrategia de inbound marketing.
  2. Esas personas llegan a tu blog o página web.
  3. Si tienes un lead magnet es posible que consigas sus direcciones de e-mail. Entonces se suscriben a tu lista de correo. Así se mantienen dentro del embudo, aunque puede que no lleguen al final.
  4. Navegan un rato por tu web porque les gustan tus contenidos.
  5. Algunos se van, atraídos por los muchos fuegos fatuos que pueblan internet
  6. Unos pocos llegan a tu página de venta y compran.

Esto es un embudo de ventas que funciona mal y hay que optimizarlo.

Cómo debe funcionar un embudo de ventas

La misión de un embudo de ventas es llevar a la mayor parte de los visitantes de tu página web hasta tu página de venta y conseguir que compren. Existen técnicas muy completas para lograrlo, aunque el secreto es solo uno: debes tener un sistema de clasificación de tus usuarios según sus intereses. Y debes ofrecerles contenidos exclusivos que respondan a esos intereses.

De esta manera, conseguirás que cada uno de tus visitantes sienta que tú y solo tú eres la respuesta a todos sus problemas.

Para conseguir esto debes entender en qué fase de su proceso de compra está tu usuario.

  • Si se encuentra al inicio del embudo debes convencerle para que te dé su e-mail (esto te servirá en las siguientes fases). Lo lograrás mediante un lead magnet.
  • Si se encuentra en la parte central del embudo, es que tus contenidos le gustan. Solo debes ser capaz de medir dónde hace clic, qué tipo de artículos lee, etc. Así le irás dirigiendo a la última parte del embudo.
  • Zona de venta. Si has conseguido que tu cliente llegue hasta aquí, es muy probable que la venta suceda. Recuerda que, en las dos fases previas, el cliente ha ido recibiendo información. Ahora es el momento de vender. Y para ello, debes ponerte en la piel de tu cliente.

Ahora que sabes cómo funciona un embudo de ventas, solo tienes que poner en marcha una estrategia adecuada para que tus clientes se deslicen suavemente hasta ese último clic.