Cadena de bloques: ¿qué es el blockchain?

El blockchain o cadena de bloques es una nueva manera de transferir datos. Su codificación, más compleja que las conocidas hasta ahora, permite que dicha transferencia sea mucho más segura. Ahora, ¿cómo nos afectará el blockchain?

¿Qué es el Blockchain o cadena de bloques?

Para comprender en qué consiste exactamente, se compara con la estructura de los libros contables, en los que se registran todos los movimientos económicos de una empresa. Pues bien, el blockchain sería un figurado libro registro de movimientos digitales. La novedad que incorpora es que el blockchain no necesita de un intermediario que compruebe la información relativa a la transferencia de datos. Esta información se halla en nodos independientes entre ellos que realizan su propia validación. Solo si todos ellos se pudieran de acuerdo la información podría borrarse. Algo de todo punto imposible.

Funcionamiento del blockchain o cadena de bloques

Antes de explicar el proceso de funcionamiento de los blockchains hay que hablar de los tres elementos básicos que forman parte de estos procesos.

  • El sistema de blockchain o cadena de bloques está compuesto por una red de ordenadores. No se trata de un único servidor. Estos ordenadores son los que en el mundo del bitcoin se llaman mineros o miners.
  • Existen unas reglas acordadas que determinan si cada operación es o no válida.
  • El Hash es el código que sirve de sello a cada bloque, que además contiene referencias a Hash anteriores a sí mismos. Esto es lo que forma la cadena de bloques y lo que añade el plus de seguridad.

Con todo esto en cuenta, podemos  establecer que los blockchain o cadena de bloques funcionan en 5 fases:

  1. Dos personas acuerdan llevar a cabo una transacción. Por ejemplo una compraventa de algún bien digital.
  2. Se crea el bloque: la transacción anterior se envía dentro de un bloque con otras transacciones pendientes. La reciben los ordenadores que conforman el sistema, los llamados mineros.
  3. Dichos ordenadores aplican determinados cálculos matemáticos para comprobar que las reglas acordadas se cumplen. Cuando todo el sistema llega al “acuerdo” de que sí se cumplen, las operaciones se dan por validadas.
  4. Se aplica a cada bloque un Hash, el sello criptográfico que comentábamos más arriba. Como todos los bloques incorporan referencias a Hashs de bloques anteriores, la cadena no se puede registrar.
  5. En último lugar se ejecuta la transacción. En este caso la compraventa.

Qué aportan los blockchain o cadena de bloques

En primer lugar un aumento de la seguridad en las compras online, ya que desaparece la posibilidad de llevar a cabo falsificaciones. Una vez un producto entre en una de estas cadenas de bloques, se le podrá hacer un seguimiento exhaustivo desde su fabricación hasta que llega al usuario final. Así se sabrá que el producto recibido no es una copia.

¿Acabar con en anonimato en redes sociales?

Si el acceso a internet pasase por el uso de una clave única que sustituyese a todas las contraseñas de acceso de las que disponemos ahora y esa clave única se encontrara en un blockchain o cadena de bloques, el anonimato en redes se terminaría. Por lo tanto, es probable que desaparecieran los trolls y, por tanto, que aumentase la seguridad de los usuarios de la red.

De momento esto no es viable o al menos no existe todavía, así que en ProfesionalHosting te animamos a hacer un uso razonable de internet y a mantener tus contraseñas a salvo. Cuenta con nosotros si necesitas un hosting seguro.