Desde ProfesionalHosting queremos explicar en qué consiste y cómo funciona el spam con esta publicación.

El problema del spam se ha convertido en el principal quebradero de cabeza de cualquier webmaster, debido a la dificultad a la hora de intentar pararlo. Pero existen diferentes herramientas, conocidas como filtros, para poder combatir el odiado spam.

¿Qué es el spam?

Recibe el nombre de correo basura y hace referencia a los mensajes no solicitados, no deseados, habitualmente de tipo publicitario. Generalmente son enviados en grandes cantidades, es decir, suelen ser masivos y perjudican de alguna o varias maneras al receptor.

¿Cómo funcionan los filtro anti-spam?

Los filtros anti-spam, utilizados por los principales clientes de correo electrónico y servicios de webmail, se rigen por una serie de algoritmos que combinan diferentes criterios técnicos y de contenidos. A cada uno de ellos se le asigna una puntuacion, la cual determinará si un e-mail es considerado como spam o no.

Dicho peso es relativo y puede variar de un filtro anti-spam a otro. Así se explica que ciertos correos electrónicos lleguen exitosamente a la bandeja de entrada en algunas ocasiones, y, sin embargo, se queden en la bandeja de no deseado en otras.

Repasemos lo más importante:

Criterios técnicos

  • Listas negras y blancas. Listas de admisión o rechazo, según si el remitente se encuentre o no en la agenda o lista de contactos del destinatario. Ambas listas suelen ir actualizándose para combatir el spam.
  • Análisis de tendencias. Los filtros anti-spam llevan un registro del historial de envíos de un determinado remitente, su frecuencia de envío, sanciones previas, etc. Todo esto sirve para una mejor clasificación de los diferentes e-mails y para evitar el denominado falso positivo (ser calificado erróneamente como spammer).
  • Reputación del servidor. La necesidad de que la IP del servidor disponga de una buena reputación ante los filtros anti-spam resulta clave. ¡Es uno de los criterios de mayor peso!
  • Volumen y velocidad de envío. Se refiere a la cantidad de e-mails enviados (el tamaño de la lista) en cada campaña y el tiempo que tarda el correo en ser entregado. Como resulta lógico, los envíos de gran intensidad en cuanto a volumen y velocidad podrían ser considerados spam.
  • Número de envíos. También resultará determinante el número de correos enviados hacia mismo dominio o hacia un destinatario en particular.
  • Autenticación. La autenticación de nuestros envíos resulta clave para garantizar la autenticidad del dominio.
  • Código HTML. La inclusión de código HTML malicioso, erróneo o injustificado en la plantilla de nuestro email puede hacer activar los filtros. Asegúrate de que la plantilla y su contenido estén redactados y maquetados de forma limpia y correcta.

Criterios de contenido:

  • Filtros bayesianos. Basándose en su historial, estos filtros detectan palabras, oraciones y hasta párrafos que se reiteran en distintos emails, activando los filtros y barriendo con el spam.
  • Predominancia de imágenes. Las imágenes son uno de los objetivos de los filtros anti-spam. Incluir imágenes en nuestro correo puede hacer que aumente la posibilidad de que el filtro anti-spam bloquee el mensaje.
  • Listas de palabras. La inclusión en el asunto o en el cuerpo del e-mail de palabras como oferta, descuento, promoción o gratis son tenidas en cuenta para filtrar correo electrónico no deseado y pueden hacer sucumbir tu campaña.
  • Redacción. Hay ciertos estilos de redacción que es conveniente evitar, como la inclusión excesiva de signos de admiración (!!!!!) o de LETRAS MAYÚSCULAS SIN SENTIDO.